En Libertia Psicología damos mucha importancia a la seguridad de la información que nos proporcionan nuestros clientes y cumplimos con los requisitos de la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal. Sin embargo, para que la protección sea completa es fundamental que el cliente también tome medidas que le protejan, especialmente cuando se realizan comunicaciones electrónicas (p. ej., email, videoconferencia...). A continuación te proporcionamos unas directrices que te ayudarán a proteger mejor tu intimidad.

Mantén protegidos tu ordenador y tu teléfono móvil

Si utilizas tu ordenador o tu teléfono móvil para comunicarte con Libertia Psicología o con tu terapeuta, ten en cuenta los siguientes puntos:

  • Protege tus dispositivos con una contraseña, código o patrón seguros que solo tú conozcas.
  • Para una seguridad más avanzada, a la vez que sencilla, te recomendamos activar la verificación en dos pasos en los servicios que utilices (p. ej., Gmail, Skype, Facebook, PayPal...).
  • Protege tus dispositivos instalando un antivirus.
  • Mantén el sistema operativo y el resto del software actualizado.
  • Ten cuidado cuando instalas nuevos programas y aplicaciones. Asegúrate de que provienen de una fuente fiable. En el caso de las aplicaciones para móvil, comprueba los permisos que te solicitan antes de instalarlas y no descargues aplicaciones que te soliciten permisos excesivos que puedan invadir tu intimidad.

Protege tus comunicaciones por correo electrónico

En Libertia Psicología recomendamos utilizar el correo electrónico exclusivamente para fines organizativos (p. ej., solicitar o cambiar fechas de sesiones o realizar consultas puntuales) y tratar los temas terapéuticos únicamente en el contexto de la sesión de terapia. Sin embargo, dado que en ocasiones se puede intercambiar cierta información sensible con los clientes por correo electrónico, proporcionamos a continuación algunas recomendaciones para protegerlo:

  • No utilices tu correo electrónico del trabajo, utiliza tu correo electrónico personal. Ten en cuenta que actualmente crear una cuenta de correo electrónico personal es gratuito y requiere pocos segundos.
  • Utiliza un proveedor de correo electrónico que encripte los mensajes durante el envío y durante el acceso o visualización, como por ejemplo Gmail. Los mensajes enviados desde Libertia Psicología están encriptados, pero para que la comunicación sea lo más segura posible es necesario que el proveedor de correo del cliente también encripte los mensajes. Puedes leer más información sobre la importancia de la encriptación del correo electrónico aquí.
  • Protege tu correo electrónico con una contraseña segura que solo tú conozcas, y mejor aún, activa la verificación en dos pasos para acceder a tu cuenta. Recuerda que no conviene reutilizar la misma contraseña en distintos sitios web. En este vídeo se proponen algunas sugerencias para generar contraseñas seguras y fáciles de recordar.
  • No compartas tu correo electrónico con otras personas ni reenvíes los correos que intercambias con tu terapeuta.
  • Asegúrate de cerrar tu sesión cuando terminas de utilizar el correo electrónico para evitar que otras personas puedan acceder a él sin tu consentimiento. Especialmente si utilizas tu correo electrónico en un lugar público o en un ordenador compartido.
  • No accedas a tu cuenta de correo personal desde un ordenador de acceso público (p. ej., cibercafés), pues podría estar infectado con keyloggers.
  • Si sospechas que alguien pueda estar accediendo a tu cuenta sin tu permiso u observas que se ha iniciado sesión en tu cuenta desde un dispositivo que tú no has autorizado, cambia tu contraseña por otra que solo tú conozcas.

Si te comunicas con tu terapeuta por Internet...

Cuando se opta por realizar terapia por Internet es importante tener en cuenta una serie de requisitos para garantizar la seguridad de la comunicación así como la calidad del servicio:

  • Protege el acceso al servicio que utilices para comunicarte con tu terapeuta (p. ej., Skype) con una contraseña segura que solo tú conozcas y activa la verificación en dos pasos para acceder a tu cuenta.
  • Durante la sesión, asegúrate de estar tú solo en un lugar tranquilo, donde puedas hablar con tranquilidad e intimidad y sin interrupciones o distracciones. Si la terapia es por videoconferencia o por audio, asegúrate de hacerla en un sitio en el que no se te escuche desde estancias próximas para que puedas hablar con tu terapeuta sin preocupaciones.
  • Si realizas videoconferencia, asegúrate de que haya una adecuada luminosidad y que la cámara esté bien enfocada.
  • Asegúrate de tener una conexión a Internet con velocidad suficiente para que la videoconferencia pueda realizarse de manera fluida.
  • Recuerda cerrar sesión cuando termines de comunicarte con tu terapeuta.

Si acudes a terapia presencial...

Aquellos clientes que realizan terapia presencial con frecuencia tendrán que cumplimentar diversos materiales (p. ej., registros, cuestionarios, formularios...) con el fin de proporcionar información al terapeuta y de realizar las tareas que se proponen para que se produzca el cambio. Estos documentos con frecuencia pueden contener información personal e íntima del cliente. Los terapeutas de Libertia Psicología custodian esos materiales bajo llave de acuerdo con los requisitos establecidos por la Ley. Sin embargo, los clientes también deberán tomar medidas para proteger esos documentos mientras están en su poder:

  • Asegúrate de guardar esos documentos en un lugar al que sepas que solo tú tendrás acceso, preferiblemente dentro de alguna carpeta u guardados en algún cajón en lugar de estar a la vista.
  • Ten cuidado cuando traslades esos documentos (p. ej., al llevarlos a la terapia) para que no se extravíen o se queden olvidados por el camino.
  • Entrega los documentos a tu terapeuta una vez completados para que pueda custodiarlos bajo llave hasta finalizar la intervención. De este modo, sabrás que están bien protegidos.
  • Si conservas documentos durante la terapia o al terminar esta, guárdalos en un lugar seguro y, si consideras que ya no te hacen falta una vez finalizada la intervención, destrúyelos. Así evitarás que se traspapelen y acaben en manos de otras personas que no deseas.

Los profesionales de Libertia Psicología no podemos hacernos responsables de las filtraciones de información confidencial que se deriven del incumplimiento de estas pautas o debidas a problemas o fallos de seguridad atribuibles al cliente. 

Si tienes dudas sobre cualquiera de estos puntos, puedes escribirnos a contacto@libertiapsicologia.com y te ayudaremos a mejorar la seguridad de tus comunicaciones con nosotros o a buscar un formato de terapia que se adapte a tus necesidades y posibilidades.